Cómo convertirse en Asistente Virtual

Comparte

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on email
Share on telegram
Share on whatsapp

Ser Asistente Virtual es fabuloso porque me permite trabajar junto a mis hijes, desde cualquier parte, y con el horario que yo quiera. dime si no es estupendo este trabajo.

En realidad, en este trabajo todo no es tan chachi y purpurina, así que voy a darte una serie de pistas para que no cometas los mismos errores que yo cometí al principio (y que he visto cometer a otras personas).

1.- No escuches a nadie (salvo a mí, por supuesto)

Mucha gente de tu entorno como tus amigas, tu madre e incluso puede que también tu pareja, te dirá que es una locura poner en marcha tu propio negocio online.

Sé que hay opiniones que cuando vienen de personas muy cercanas a ti, te afectan y las tienes muy en cuenta. Pero en este caso has de hacer oídos sordos, sonreír amablemente, darte la vuelta y montar tu negocio, dejando a las demás mirándote y pensando que ojalá fueran tan valientes como tú y  fueran capaces de seguir sus sueños.

2.- Investiga y prepárate

Seguro que te has puesto a leer un montón de blogs e información sobre emprendimiento online. También habrás buscado algo sobre en qué consiste el trabajo como AV y qué tareas realizan. Por supuesto habrás investigado sobre temas como el email marketing, el diseño gráfico, la atención al cliente…Toma toda esta información que has recopilado y selecciona la que más te interese.

Piensa que cada AV tiene unas habilidades distintas, adaptadas a sus conocimientos y capacidades personales, así que los servicios que puedes ofrecer dependerán de todo lo que ya sabes y lo que vas a ir aprendiendo.

También es importante que seas consciente de todo lo que implica trabajar como por cuenta propia. A partir de ahora eres totalmente responsable de la marcha de tu negocio, los ingresos que generes cada mes, etc.

3.- Presta atención a tus finanzas

¿Puedes permitirte trabajar para ti misma en este momento?

Es cierto que la inversión para poner en marcha un negocio online no es tan alta como abrir un local al público. Te recomiendo que tengas una cantidad de dinero ahorrado para poder superar el periodo de tiempo desde que abres tu negocio hasta que consigas clientas y estás comiencen a pagar por tus servicios.

Siéntate y haz cuentas para saber cuánto necesitas ganar para subsistir, debes ser muy realista. Puede que tengas algunos ahorros y sean suficientes para aguantar hasta que todo se ponga en marcha, o puede que tu pareja te apoye económicamente. No utilices estos “seguros” como excusa para no ponerte las pilas y trabajar en serio desde el principio.

Tu negocio como AV va a funcionar, es cuestión de perseverancia y trabajo; hay bastante gente en el mundo que necesita una AV, créeme.

4.- Crea tu marca

Después de decidir qué servicios vas a ofrecer como AV, debes pensar en el nombre que va a llevar tu negocio y tu imagen corporativa (logo, tipografías, colores.

Piensa que tu web y los perfiles de tus RRSS van a ser juzgados por la imagen que das, así que este tema es importante.

No es necesario que ahora mismo tengas una web espectacular, con una sencilla es suficiente.

5.- Resuelve todo el tema legal

Es hora de que visites una gestoría y te expliquen todo el tema burocrático necesario para poner en marcha tu negocio.

Si estás en España, te asesorarán sobre qué epígrafe es el adecuado para darte de alta en Hacienda y en la Seguridad Social. También te ayudarán con el tema de los impuestos, las declaraciones trimestrales, etc.

6.- Encuentra un nicho y especialízate

Identifica en qué eres buena, qué te gusta hacer y qué quieres continuar haciendo, después encuentra la gente que necesita tus servicios.

Tu nicho debe centrarse en los servicios que ofreces, la gente con la que quieres trabajar, el tipo de negocios para el que quieres trabajar, o una combinación de todos.

7.- Decide qué vas a cobrar

Tienes que definir tus tarifas.

Puedes cobrar por trabajo hecho, por horas de trabajo, o puedes hacer packs de horas de trabajo.

Tus tarifas dependerán de tu experiencia y del tipo de negocios para el que trabajes.

Nunca cobres menos de lo que mereces.

8.- Ponte a tope con el marketing

Aprende técnicas de marketing y ponlas en práctica para conseguir clientes. Al principio tendrás que ir probando qué técnica es la que mejor se adapta a tu negocio, y poco a poco las irás puliendo y afinando.

9.- Utiliza las redes sociales (o no)

Tu presencia e interacción en RRSS  dará a conocer tu negocio y los servicios que ofreces.

En LinkedIn puedes hacer muchos contactos profesionales. También puedes utilizar Facebook, Twitter, Instagram, Pinterest, YouTube…

No es preciso que estés presente en todas las RRSS, simplemente busca en qué red se mueven las clientas a las que quieres dirigirte y utiliza esa.

Tampoco es necesario que estés todo el día publicando contenido en RRSS, existen herramientas de programación de publicacionesque puedes utilizar.

10.- Comparte y colabora

Conocer a otras AV hace que puedas compartir información, recursos, pasaros trabajos y compartir experiencias, incluso aprender nuevas habilidades.

Las otras AV no son competencia tuya porque cada una estamos especializadas en temas distintos y  ponemos nuestro sello personal en cada tarea.

Los grupos online son verdaderamente útiles para buscar consejo sobre herramientas informáticas, programas y toda clase de aplicaciones que necesites.

11.- Continúa formándote

No hace falta que te diga lo importante que es seguir aprendiendo y estar al tanto de las últimas novedades en cuanto a tecnología y métodos de trabajo más eficientes.

Cuanto más actualizada estés, mejor servicio vas a dar a tus clientes y más te valorarán.

Parece que necesites ser copywritter, diseñadora web, diseñadora gráfica, contable, informática, recepcionista, todo al mismo tiempo – y en verdad llegarás a serlo.

Si después de leer este post piensas que tienes las cualidades necesarias para ser AV, ahora ya sabes todo lo que implica.

Realmente la principal cualidad que necesitas para ser AV es ser resolutiva.

No quiero engañarte, los comienzos como AV requieren mucho trabajo y energía, pero es un trabajo realmente apasionante y muy gratificante.